Nosotros preferimos decir que es el paraíso de los gordos, y por supuesto que abanderamos nosotros ese término, pero por si hay gente que se ofende, diremos foodie. Candem Lock es como una feria de food trucks eterna en Candem Town, un regalo para la vista, el olfato y por supuesto, el gusto.

De verdad, si no te entra hambre paseando por sus calles es que estás muerto. No solo por los olores, colores y voces de los comerciantes que intenten venderte sus productos sino por las muestras que tiene cada local. Básicamente si tienes poco dinero y sobre todo mucha cara, puedes irte de allí comido sin haber gastado un solo pound.

Es realmente complicado decidirse por un puesto/comida de las más de 100 opciones que hay dentro de Camden Lock, así que si no os gusta lo que pedimos, no os preocupéis que encontraréis algo para vosotros. Las posibilidades van desde comida india hasta húngara (sí, húngara) pasando por mexicana, venezolana, italiana y un largo etcétera.

Fueron dos los días en los que quisimos que nuestros estómagos sonrieran en Camden. Así que el primer día la apuesta fue por:

  • Wrap a duck: wrap de pato confitado, con salsa de ciruela y/0 cebolla roja caramelizada y hojas de lechuga. Una barbaridad. La carne de pato, crujiente por fuera y jugosísima por dentro iba  ala perfección con el dulzor del aliño. El tamaño además era considerable. Genial.
  • Arepa la Cartelua: trozos de pollo mezclados con queso, plátano frito y aguacate con una salsa de guacamole picante y alioli. Sin duda ha sido el descubrimiento de nuestro viaje a Londres: las arepas. Este producto originario de Venezuela y popularizado en Colombia es un regalo para los amantes de la comida. Una masa de pan similar a un bollo pero más crujiente y ligera a la vez va genial con prácticamente cualquier ingrediente que quieras poner en u interior. Hemos aprendido la receta y por seguro la tendréis en Cenados. Un éxito.

Ya en el segundo día y habiéndole echado el ojo a otras muchas opciones (como podéis ver en las fotos) nos decidimos por:

  • Wrap con trozos de pollo, pimiento, cebolla, lechuga, lima y una salsa secreta que enamora. Una genial combinación que se deshizo en nuestro paladar. Lo acabamos tan rápido como nos decidimos a pedirlo.
  • Cheeseburger: Sí, una cheeseburger tradicional pero no una más ni una cualquiera. La carne estaba perfectamente aliñada y sin duda ha sido una de las mejores hamburguesas que hemos comido últimamente. Sólo hay que ver las fotos. Puro amor.

No queremos alargarnos más, tan solo insistir en que si vais a Londres, la parada en Camden Lock debe ser obligatoria. Comimos por menos de 10 £ cada uno y eso por aquí, no es lo más normal. Buena comida rápida a muy buen precio y con mejor sabor. ¡Camden Lock!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.