Madrid es siempre un regalo para los que estamos enamorados del verbo comer. Eso de que en cada barrio puedas encontrar un sitio que en cualquier ciudad media sería el restaurante/bar de moda es una gozada. Así que ya que estábamos en la capital no podíamos dejar de escapar la ocasión de dejarnos caer (y querer) por Goiko Grill.

Sus hamburguesas comenzaban a ser más que habituales en nuestras redes sociales y nosotros, débiles a la carne (a la de hamburguesa concretamente) no dejamos de mirar el reloj durante toda la mañana esperando el ansiado momento de hincar el diente a tan suculento manjar.

En Madrid hay diversos Goiko Grill y en su web puedes encontrar cuál es el que tienes más cerca, una herramienta que siempre nos ha encantado. Nosotros fuimos al de Núñez de Balboa, muy cerquita de El Retiro por lo que es la opción perfecta para retomar fuerzas tras un buen paseo.

Una vez allí descubrimos un local más similar a lo que acostumbrábamos en nuestra estancia en Liverpool: con mesas muy cerca unas a las otras (de esas que escuchas la conversación de los de al lado), luz sobria, espacios amplios y con cocina abierta y todo con un toque industrial donde el ladrillo era protagonista.

Ya sabéis que nos encanta compartir la imagen de las cartas con vosotros, pero en el caso de Goiko Grill es amplia e interactiva en su página web. Viene además con imágenes de cada opción y eso sí que es de agradecer, así que tan solo tenéis que pinchar aquí para deleitaros. Sin más entretenimientos, os contamos que pedimos:

  • Pigma: huevo frito, bacon, queso americano y la exquisita salsa mayo Goiko. Una de las hamburguesas clásicas de Goiko, de esas que viene con huevo frito y el pan respeta el espacio de la yema para que rompa con el bocado más delicioso de toda la hamburguesa. La clara además, está bordeada por puntillitas, lo cual personalmente me apasiona. Un acierto.
  • Kevin Bacon: carne mezclada con trozos de bacon, cebolla crunchy y queso americano. El abc de las hamburguesas llevado a su máxima expresión. Su nombre no es lo único bueno. Deliciosa, jugosísima y con difícil competencia. Chapeau.

El tamaño de las hamburguesas era perfecto: cabía en la boca y estaba bien cargado de condimentos. Esto, fuera de toda broma, es de agradecer porque cada vez son más comunes los locales que anuncian sus hamburguesas como las mejores y cuando estás sentado necesitas la ayuda de una grúa para levantarla del plato sin que algún ingrediente o la salsa se desborde.

Cada plato de hamburguesas viene acompañado de patatas fritas, que en comparación al resto, es lo más flojito. Son demasiado grandes, aunque mojándolas en las salsas, todo se hace más llevadero. La bbq Goiko que acompañaba a la Kevin Bacon es sobresaliente, con un toque picante pero untuosa. Mientras tanto la mayo Goiko que venía junto a la Pigma, se quedaba algo más corta.

Además, cuentan con un menú diario por unos 10,5€ que incluye hamburguesa, bebida y postre y donde la hamburguesa cambia cada día dependiendo del local. Una buena opción a tener en cuenta.

  • Lo mejor: el personal, que es bastante atento, y el sabor, por supuesto.
  • Lo peor: la Pigma la pedimos al punto y estaba considerablemente cruda.
  • El precio: en torno a 12€ por persona.
  • Recomendación: si podéis pedir la bbq Goiko, aunque sea aparte, merece la pena.
  • Nota: 9.
  • Localización: Calle de Núñez de Balboa, 12, 28001 Madrid.

2 comentarios en “‘Goiko grill’: se buscan burguerlovers”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.