Hay pocas cosas que me duelan tanto como esa sensación cuando sales de un restaurante y no has disfrutado. Sí, soy así de gordo. Llamadlo mala suerte, que no me gusta ese tipo de cocina o que me equivoqué pidiendo, pero a mí, el ‘Lechuga’ no me convenció.

Quiero dejar claro e insistir en que absolutamente nada de lo que probé estaba malo ni puedo desaconsejar a nadie que vaya. Únicamente puedo decir que no me gustó.

No hace falta ser un lince para darte cuenta de que si no es un sitio vegetariano (que no lo es), la verdura tiene una presencia fundamental en el restaurante. Al pasar muchas veces por delante me había llamado la atención por las mesas que tiene fuera y la imagen que transmite. Esto junto a uno recomendación me obligaron a ir a probarlo.

El ‘Lechuga’ está en la Plaza de la Merced y la decoración y su reducido tamaño hacen que sea un sitio muy acogedor. Aquí podéis ver un breve vídeo de su página de Facebook.

Cuando llegamos nos recomendaron probar algunas de las cervezas malagueñas que tenían. Al preguntarle al camarero cuál me recomendaba me sorprendió que me dijera que no sabía cuál decirme porque no las había probado. Así que me decidí por la que más me gustó su diseño. Pedimos una Rosas (como acampanada. Nos gustó mucho) y una Kernil Panic (muy amarga).

Ya como platos, solo pedimos tapas, pensando que si nos quedábamos con hambre ya pensaríamos que otra cosa probar. Nos decidimos por:

  • HUMMUS: Venía acompañado con pan de pita y fue lo mejor que probamos con diferencia.
  • VERDI: Hojaldre relleno de queso de cabra y verduras salteadas, bañado en miel de caña. Estaba bueno, pero para mí gusto tenía demasiado pimiento. Realmente era algo simple, verduras y queso. Poco más.
  • KEFTA: Mini hamburguesas con pasas y almendras acompañadas de humus. Cada plato trae dos mini hamburguesas, sin pan, como veis en la foto. Personalmente, me desagradaron los trocitos de almendra en la carne. Aunque repito, nada malo, simplemente no me gustó.
  • MUSSE: Hojaldre relleno de mousse de pate y salsa de arándanos. Justo lo que léeis, paté y arándonos. Igual que el que se puede comprar en un súper.

Lo cierto es que tengo que reconocer que la presentación era muy vistosa y original. Me encantó cómo nos presentaron cada plato. Aquí podéis ver su carta.

Aunque nos quedamos con hambre decidido no pedir nada más porque no estábamos totalmente satisfechos y, de hecho, acabamos tomando un helado para matar el gusanillo.

Tampoco creo que, como he dicho antes, pueda criticar a este sitio o recomendar que no vayas, ya que no probamos ni una sola ensalada ni la pastela, que nos habían dicho que estaba muy buena.

Sencillamente creo que no somos de esa cocina, o no sé. No siempre podemos acertar.

  • Lo mejor: El hummus, no hay duda. 
  • Lo peor: Quizá el precio. 21,40 € para la cantidad que comimos y dos personas me pareció caro. Como veis, nos cobraron además el servicio, algo ilegal como podéis ver aquí, en el punto 17.
  • El precio: Unos 10 € por persona.
  • Recomendación: Pues creo que no hay mejor recomendación que deciros que pidáis algo diferente a lo que pedimos.
  • Nota: 6.
  • Localización: Plaza de la Merced, 1.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.