Sí, vais a pensar que estamos locos por las hamburguesas y no comemos otra cosa. Pero no es lo que parece. Bueno sí, es justo eso. Nos llamó la atención el sitio cuando vimos la presentación y la buenísima pinta que tenía la hamburguesa en el Instagram de una amiga.

Obviamente por el nombre, llamamos para reservar mesa (e hicimos bien porque había bastante gente). El restaurante está próximo al paseo marítimo de Playa Mar. Es fácil de encontrar y hay sitio para aparcar (si no en la calle, en los alrededores).

Nos pusieron una mesa en la terraza, junto a la puerta. Había música y baja iluminación. Todo rollo muy ‘chill out’. Vimos la carta y la lista de entrantes y ensaladas es muy apetecible. De hecho nosotros caímos pidiendo una media ración  de ensaladilla rusa que estaba buenísima (eso sí, NO hay tapas. Lo más pequeño es la media ración que solo hay en algunos entrantes, no en todos).

Pedimos una hamburguesa para cada uno. La cúpula: carne de buey de 200 grs. con queso de cabra, cebolla caramelizada y el toque del chef (el toque del chef es una salsa que esta en el pan pero que apenas se nota). Y además, pedimos la clásica: carne de buey de 200 grs. bacon, cebolla caramelizada y salsa secreta (yo creo que la salsa secreta es exactamente lo mismo que el toque del chef, pero vete tú a saber…).

A cada uno nos pareció que la mejor fue la que pedimos así que podéis pedir cualquiera de las dos, ambas estaban muy ricas. Había tres tipos de hamburguesas: estas eran de las “baratas”, que costaban 12 €, y había otra que tenía 300 gris. de buey (en vez de 200) que costaba 16 €. Es cierto, que las hamburguesas son medianamente grandes y que en el caso de que volviésemos a ir pediríamos para compartir, pero a mí el sitio me pareció caro. Por dos botellas de agua, las dos hamburguesas y la media ración de ensaladilla rusa (con una cantidad más que suficiente para dos personas) pagamos 35 €. Contando con el servicio, que también nos lo cobraron (2 €). Lo cual es ilegal (punto 17 del enlace).

En resumen, es un sitio bueno, bonito y no barato. Perfecto para ocasiones especiales en las que no te importa pagar un poco más.

  • Lo mejor: La calidad en general. Todo estaba bueno. La carne sabrosa, las patatas caseras, la ensaladilla igual… La presentación muy bien.
  • Lo peor: El precio. Entendemos que 35€ no es ninguna locura, pero para veinteañeros, sí.
  • El precio: Pues eso, algo caro.
  • Recomendación: Tampoco probamos mucha variedad. Las hamburguesas estaban muy buenas.
  • Nota: 7.
  • Localización: Avenida del Lido, 10.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.