Fue una de esas comidas de Navidad de reencuentro con amigos. Llegamos recomendados a Pez Tomillo, que ya nos habían dicho alguna vez que debíamos ir. ¡Cuánta razón!

A pesar de que fue en la noche de un 4 de enero, las vistas al mar demostraban ser espectaculares y te pedían a gritos verano, calor y una bebida bien fría en su terraza. Mirad, mirad, esta foto la he cogido de su página web.

tomillo-menu-bg

Maravilloso. Está tomada desde su terraza en la planta de arriba, aunque obviamente cuando fuimos, estaba cerrada. Pez tomillo está justo al lado de los astilleros, en un gran local, donde en la parte interior tiene una enorme barra con un puñado de mesas que la rodean.

El ambiente es moderno y muy agradable. Sin más, comenzamos a pedir y además de los platos para el centro, pedimos una tapa para cada uno:

  • Patatas bravas a la brasa: esto fue por lo que yo opté. La tapa era bastante generosa. Había patatas para mí, para el resto de la mesa y para volver a plantarlas. Lo cual me encantó. La salsa estaba muy buena, con el picor justo para que te pida más.
  • Croquetas de puchero: no las probé, pero me cuentan que genial.
  • Carbón de bacalao: era un bacalao de-li-cio-so recubierto con una tempura bañada en tinta que le daba el aspecto exacto a un carbón. Un plato original, divertido y muy muy rico.
  • Huevo con cáscara y setas de temporada: Se trataba de un huevo cocido, pero con la yema líquida y en tempura. Además tenía bechamel y setas. Otra idea que no podéis negar que es apetitosísima.
  • Twister de langostino: es ese rollo frito que veis en la imagen. Dentro estaba el langostino y dijeron que era para volver a pedírselo.
  • Lagrimitas de pollo con salsa barbacoa: Esta ya fue la grande para el centro y eran unas lagrimitas clásicas, muy buenas, sobre cous cous. Bueno, bueno.
  • Ensalada césar: una césar, que no sabe como las típicas. No sé exactamente qué tenía diferente, pero estaba muy buena.
  • Rabo de toro en puré de patata: fue lo que más me gustó. Era un puré cremosísimo con el crujiente del picatoste y en el fondo de la carne del rabo de toro. Muy muy bueno. Es obligatorio pedirlo.
  • Ensaladilla casera con langostinos: es una ensaladilla rusa, muy buena y con el crujiente de esta tosta, pan, o como queráis llamarlo. A mí me encanta comer la ensaladilla con pan así que me supo a gloria.

Podéis ver también aquí el Facebook de Pez Tomillo. Las tapas eran muy generosas y de lo que no hay duda es de que volveremos, que es lo más importante.

  • Lo mejor: La situación es óptima. Los platos ricos, la cantidad abundante. Muy recomendable.
  • Lo peor: El aparcamiento (y más en verano) no es muy cómodo. Aunque lo peor es que te cobren el servicio y los cubiertos. Aunque es 1 €, no nos cansamos de repetir que eso no se puede hacer. Es como si te cobrasen las perchas en una tienda de ropa. Pues eso, ilógico.
  • El precio: Entre 10-12 € por persona.
  • Recomendación: El rabo de toro en ese puré de patata y con los picatostes me parece, como he dicho antes, de pedido obligatorio.
  • Nota: 8.
  • Localización: Paseo del Pedregal, 1 (abajo del todo, en el enlace,  podéis ver la dirección).

3 comentarios en “‘Pez Tomillo’: tapas y mar”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.