La comida tailandesa es divertida, colorida y llena de especias. La riqueza gastronómica de Málaga no contaba con una cocina Thai original y de calidad, y Pitaya ha venido a ocupar ese hueco.

Calle Compañía, en pleno corazón de la ciudad, ha sido el lugar elegido por esta franquicia que ha abierto su primer restaurante en España, tras contar con más de una treintena por toda Europa y con especial éxito en Francia.

¿Qué es Pitaya?

Su equipo se define en su página web como una cocina auténtica y creativa con productos frescos y saludables. Todo el sabor de la street food de Bangkok con unas elaboraciones recién preparadas, con una cocina abierta que puedes ver mientras haces tu pedido. El sonido del fuego y del salteado de sus verduras en las sartenes son la banda sonora de Pitaya.

La rotación de sus mesas es otra de las características, apenas cinco minutos después de hacer nuestro pedido, teníamos nuestros platos en la mesa recién preparados, y eso es señal de eficacia y energía. En este vídeo, aunque es de Pitaya Francia, podéis descubrir más a fondo lo que podréis descubrir en su local.

¿Qué comer en Pitaya?

Pues como os contamos, Pitaya es comida Thai en Málaga. Un buen sitio para alternar si estás acostumbrado a ir a los mismos restaurantes de siempre. Su sabor, decoración y concepto lo hacen diferente.

Pitaya trae a Málaga la mejor comida Thai en un local que recuerda a la street food de Bangkok Clic para tuitear

Es cierto que seguramente no es el mejor lugar para quedar a tomar algo con amigos y alargar la sobremesa. Es un local más similar a los que se acostumbra a ver en Madrid o Inglaterra, con mesas compartidas con otros clientes (aunque también las hay individuales) y repartidas a lo largo de su espacio. Llegar, sentarte, pedir y a comer. Así de rápido y de cómo para quienes trabajan y necesitan comer en el centro de Málaga.

Aunque para los que sigáis con dudas, nada mejor que echarle un ojo a la carta de Pitaya, que podéis ver pinchando en el enlace.

Pitaya Málaga

Qué pedimos

Como ya le habíamos echado un ojo a su carta antes de ir, la decisión estaba prácticamente tomada. Así que nos decidimos por:

  • Pad Thai: pollo, fideos de arroz planos, salsa de soja, verduras crujientes, cebollino troceado, cacahuetes tostados y zumo de limón verde. Un auténtico clásico y como era nuestra primera vez, no quisimos arriesgar más de la cuenta. El Pad Thai puedes pedirlo con pollo, ternera o gambas, pero nosotros nos inclinamos por el pollo.
Pad Thai Pitaya

El sabor era muy auténtico (o al menos eso podremos confirmároslo en unos meses, ya que en verano vamos a recorrer Tailandia y os lo contaremos todo en nuestro Instagram) y diferente. La clave era encontrar los trozos de cacahuete en cada bocado y notar como crujían.

  • Green curry: tiras de pollo, curry verde con leche de coco, albahaca tailandesa, verduras salteadas y arroz blanco tailandés. De este plato me sorprendieron varias cosas. Lo primer su sabor, muy diferente a cualquier cosa que haya probado. Con un gusto levemente cítrico y picante por momentos, me resultó imposible cansarme de él.
Pitaya Green Curry

Por otra parte, el arroz. No es el clásico que pruebas en la cocina india, donde encuentras cada grano suelto. Este es más compacto, supongo que para ser más fácil a la hora de comer con palillos. En definitiva, una buena elección para quienes disfruten con sabores potentes y frescos.

Hay que recalcar que las cantidades son ciertamente generosas, y que el Pad Thai tuvimos que pedirlo para llevar (y ya de paso también disfrutaban de él en casa).

A fin de cuentas

Descubrimos en Pitaya un nuevo local para probar algo diferente en Málaga. Su equipo de origen tailandés da el carácter y la confianza que un sitio como este necesitan para diferenciarse de la competencia. Aprovechar el frío y las ganas de probar algo nuevo son dos buenas excusas para dejarte caer por Pitaya y disfrutar de su cocina.

  • Lo mejor: la novedad y su sabor. Puede gustarte más o menos, pero no has probado algo así antes en Málaga.
  • Lo peor: hay cierto bullicio en el local y tener la cocina abierta, además de espectáculo, también deja cierto olor en tu ropa.
  • El precio: Unos 11 € por persona.
  • Recomendación: depende del hambre que tengáis, compartir puede llegar a ser una opción interesante.
  • Nota: 7,5
  • Horario: de lunes a domingo, de 12:00-00:00.
  • Localización: Cruce entre Calle Compañía y Pozos Dulces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.