El restaurante Dani García, en Marbella, es el único restaurante de la Costa del Sol que puede presumir de contar con tres estrellas de la guía Michelin. Nosotros, sin saber muy bien cómo, acabamos por error en su casa. Aquí os contamos por qué y qué tal es la experiencia en un local de esta envergadura.

Principios de agosto. Celebración de un aniversario. Un regalo sorpresa: una cena para dos en Bibo, el restaurante de tapeo de Dani García. El malagueño (por lo que vemos por la tele) es uno de los chefs de reconocimiento nacional que más ilusión nos despierta, así que probar uno de los restaurantes de su cadena nos parece algo espectacular.

La sorpresa arranca cuando al llegar a Bibo, nos dicen que no tenemos mesa, que la reserva aparece para el Restaurante Dani García, justo al lado en el complejo Puente Romano. Nuestra cara debió ser algo así:

Total, que nos reconstruimos y nos dispusimos a entrar en el tres estrellas Michelin, cargados de (in)seguridad por todo lo que íbamos a vivir.

¿Cómo es el Restaurante Dani García?

Una enorme y preciosa puerta de madera se abre ante nosotros y dos agradabilísimas chicas nos acompañan a nuestra mesa con un trato que supera enormemente nuestras expectativas. Abrumados, estamos en una sala en el que el trasiego de camareros (bueno, personal de sala) es imparable. Un tres estrellas Michelin, lejos de ser tranquilo, es un espectáculo continuo y sincronizado. Un vaivén de personal que tienen un absoluto control por lo que pasa en la quincena de mesas que hay en el restaurante.

Nos sitúanos en el centro, cerca de la enorme vidriera que da paso a la cocina y en la que puedes ver cómo un enorme equipo de cocineros trabajan en cadena y sin descanso para preparar los platos del Restaurante Dani García.

Aunque no cruzan su mirada contigo, te sientes continuamente observado. Están al quite para esperar cualquier necesidad, si es que ellos no han hecho por satisfacerla antes. Lo cierto es que personalmente esto nos agobió un poco, aunque también es verdad que aún veníamos con el susto del error en la reserva. Aquí empezó lo bueno.

El menú Arcadia

Al sentarnos nos sirven un vaso de agua y una copa de champán. No sabemos dónde mirar. Seguimos sin tener claro cómo hemos llegado hasta allí.

  • Aceitunas nitro aliñadas con ajoblanco y ciruela: siguen con una versión de ajo blanco. Espectacular. Un diente de ajo que no lo es y una esferificación en forma perfecta de aceituna que estalla en la boca. Juntos, eran un perfecto, divertido y exquisito ajoblanco. Pensamos que era un ofrecimiento de la casa, un detalle. Continuábamos sin saber qué hacíamos allí.
  • Fauna y flora de Arcadia: después, un enorme plato en forma de tronco de madera con musgo nos ofrecía unas 8 minielaboraciones diferentes donde componentes del mar, la tierra y el aire eran los protagonistas. Delicioso, sí, algunas cosas más que otras, pero entonces el acojone era más real que nunca. Pensábamos que además de reservar habíamos encargado el menú degustación de 200€ por cabeza.

Llegados a este punto debéis saber que si no dijimos que nos íbamos al darnos cuenta del error es porque si cancelas con menos de 24 horas de antelación, te cobran 75€ por comensal. La suerte ya estaba echada, así que tras respirar y empezar a reírnos de la situación, pensamos en disfrutar de la experiencia y olvidarnos del dinero.

Mientras, no dejaban de ofrecernos la carta de vino o un enorme carro con una variedad de panes y mantequillas que sí probamos y Oh, Dios mío.

PD: disculpad que no hiciéramos fotos de estos dos platos, pero en ese momento no sabíamos ni nuestro nombre.

¿Qué pedir en el Restaurante Dani García?

Por suerte, todo el miedo se pasó cuando nos trajeron la carta del Restaurante Dani García para que pidiéramos lo que quisiéramos. Respirando tranquilo y tras echar un vistazo nos decidimos por:

  • Gazpacho cítrico, tomate nitro, aguacate frito y mahonesa picante: la presentación es súper original. El gazpacho es una esferificación que traen en una caja. La cogen con guantes y la sirven lanzándola contra el plato y rompiéndose así. El sabor es fresco y bastante cítrico.

gazpacho Dani García

  • Milhoja de foie, queso de cabra y manzana verde caramelizada: fue nuestra opción favorita. Un delicioso manjar con el que disfrutamos en cada bocado. Es cierto que nos costó cierto trabajo poder cortar la milhojas porque la manzana estaba bastante dura y era fácil que se desmoronara. Riquísimo.

restaurante dani garcia

  • Tartar de atún o’toro de Barbate, caviar y Gazpacho verde: por supuesto que no somos ningunos ilustrados, pero la verdad es que con semejante nombre, pensábamos que el sabor sería muchísimo mejor. Y es que la intensidad de los sabores que acompañaban al atún, lo camuflaban en exceso. Eso sí, estaba muy bueno.

Así se come en el restaurante Dani García

Terminamos la cena con una variedad de chocolates que ofrece la casa de la que os contamos alguno de los sabores que recordamos: mousse de chocolate con helado de azafrán, bombones de chocolate con pimienta, con avellana, trufas de chocolate, bizcocho sin harina con espuma de vermú o churros rellenos de chocolate, entre otros.

Eso sí, los que seáis muy dulceros vais a gozarlo con esta bacanal de chocolate en toda su gama.

postres dani garcia

Comer en un tres estrellas Michelin es una experiencia

Seguramente hayas ido a algún destino icónico del mundo y cuando has llegado has pensado: ¿ésto era? Pues así resumiríamos nuestro paso por el Restaurante Dani García.

¿Es lo mejor que hemos comido nunca? Seguramente no. ¿Lo pasamos bien? (obviando el descoloque inicial) Sí. ¿Repetiríamos? Quizá, pero no es una prioridad.

Personalmente, cuando pienso en los restaurantes con estrellas Michelin, me viene a la cabeza el sabor de sus platos, algo que debe sorprender y ser insuperable o igualado por otro estrella. Pero no es así. Porque pagas las técnicas (nunca antes habíamos probado una esferificación o una espuma), pagas el trato que es inmejorable y pagas por el espectáculo que es sentarte en una mesa y ver cómo funciona la gastronomía desde las alturas.

Hay pequeños tesoros, como Alexso, que a nivel de sabor te sorprendan tanto como el Restaurante Dani García, aunque ese también es parte de su encanto.

A fin de cuentas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.