La de siempre. La inigualable. La incomparable. La que triunfa allá por dónde va. La Spanish Omelette. Esa misma, pero sin la necesidad de freír las patatas. Si estás viviendo solo o en el extranjero, esto te interesa y mucho.

Esto de que en Liverpool empiece a anochecer a las 16:00 es algo cansino y hace que echemos más de menos nuestra Málaga querida. Mientras tanto, la comida es una de las herramientas infalibles para sentirte por unos minutos como en casa. Así que seguimos compartiendo nuestra recetas de supervivencia para estudiantes y emigrantes independizados.

La tortilla de patatas es una de las cosas que más añorábamos, pero como en Inglaterra el aceite de oliva es caro y no queríamos desperdiciarlo en freír las patatas ni tampoco queríamos hacer una tortilla con aceite de girasol, pensamos en una alternativa.

INGREDIENTES:

  • 6 patatas (depende del tamaño).
  • 4 huevos.
  • 2 cebollas.

No, no tiene mas vuelta de hoja. Así que a por la preparación:

  1. Pelar las patatas, lavarlas y cortarlas en láminas intentando que el grosor sea lo más igualado posible.
  2. Preparar un plato sobre el que colocaremos las patatas. Sobre ellas echaremos agua, un poco de aceite (de oliva a ser posible) y sal. Las metemos en el microondas hasta que queden blanditas al pincharla. Tendremos que repetir este procedimiento hasta que todas las patatas queden listas. Esta parte es la más densa pero como forma de ahorrar aceite es muy efectiva.
  3. Mientras tanto podemos cortar la cebolla en cuadraditos y pocharlos en la sartén con aceite y un poco de sal.
  4. Una vez esté todo listo mezclamos la cebolla y las patatas y añadimos los huevos. Cuando esté bien mezclado, lo echamos a la sartén.
  5. Pasamos por el momentazo de darle la vuelta y solo unos minutos después… ¡Listo!

Es realmente sencillo y un acierto rotundo cuando estás en el extranjero. En nuestro caso, organizamos una cena internacional con platos de muchos países y la tortilla de patatas fue lo primero que se acabó. Muchos no creían que solo tuviese huevos, cebolla y patatas. Nosotros la hicimos para que quedase algo cruda por dentro, mucho más jugosa, pero si a vosotros os gusta de otro modo, adelante.

Una comida perfecta si sois muchos o si sois pocos y que combina a la perfección con prácticamente cualquier acompañante. ¡Disfrutadla!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.